Cacaxtla, la iconografía de los olmeca xicalanca by Marta Foncerrada de Molina

By Marta Foncerrada de Molina

Show description

Read Online or Download Cacaxtla, la iconografía de los olmeca xicalanca PDF

Best no-ficcion books

Hitler Gano La Guerra

¿Quiénes ayudaron a Hitler desde los Estados Unidos? ¿Qué relación hubo entre el extended family Bush y el extended family Bin encumbered? ¿Quiénes manejan los medios de comunicación? ¿Quiénes enviaron los sobres con antrax? ¿Existe un plan secreto de dominio international? Quien piense que muchos de los enormes problemas del mundo comenzarían a solucionarse si cambia el presidente de los Estados Unidos, se equivoca gravemente.

Uso de la gramática española. Avanzado

En 22 temas imprescindibles toda l. a. gramatica necesaria para un tercer ano de espanol y los ejercicios que los angeles ponen en practica. Estructura de cada tema: Observa: presentacion del punto gramatical con ilustraciones Forma: cuadros de los modelos. Uso: descripcion de su funcionamiento en situacion de comunicacion cotidiana.

Extra info for Cacaxtla, la iconografía de los olmeca xicalanca

Example text

Seas quien seas, pon una débil confianza en el prestigio de tu lindo semblante y adórnate con prendas superiores a las del cuerpo. Una afectuosa complacencia gana del todo los corazones, y la rudeza 47 OVIDIO engendra odios y guerras enconadas. Aborrecemos al buitre, que vive siempre sobre las armas, y a los lobos, siempre dispuestos a lanzarse sobre el tímido rebaño, mientras todos respetan a la golondrina, y la paloma Chaonia habita las torres que levantó la industria humana. Lejos de vosotros las querellas y expresiones ofensivas; el tierno amor se alimenta de dulces palabras.

Lamentaré la confusión que reina al apreciar lo justo y lo injusto, o más bien os la aconsejaré? La amistad, la buena fe, son entre nosotros nombres sin sentido. ; es peligroso ensalzar a la que amas en presencia del amigo; como estime merecidas tus alaban zas, trata de quitártela. Mas Patroclo -dirás- no mancilló el lecho de Aquiles, y Fedra conservó su pudor al lado de Piritoo. Pílades amó castamente a Hermíone, como Febo a Palas, como los gemelos Cástor y Pólux a su hermana Helena. Si alguien espera hoy ejemplos semejantes, espere coger los frutos del tamariz y encontrar la miel en la corriente de un río.

Admitido en su tálamo, podrás venerar lo que constituye tu dicha y expresar a voces las sensaciones que te embargan, y aunque sea más fiera que la espantosa Medusa, se convertirá en dulce y tierna para su amante. Ten exquisita cautela en que tus palabras no le parezcan fingidas y el semblante contradiga tus razones; aprovecha ocultar el artificio, que una vez descubierto llena de rubor, y con justicia destruye por siempre la confianza. Al declinar de un año abundantísimo, cuando los maduros racimos se pintan con un jugo de púrpura y el tiempo inconstante ya nos encoge con el 55 OVIDIO frío, ya nos sofoca de calor, y sus bruscas transiciones rinden los cuerpos a la languidez, ella puede rebosar de salud; mas si cae enferma en el lecho y siente la maligna influencia de la estación, entonces has de patentizar tu amor y solicitud; siembra entonces para recoger después una abundante cosecha; no te enoje el fastidio que produce una larga enfermedad, rindan tus manos los servicios que ella consienta, vea las lágrimas suspensas en tus ojos y no advierta que la repugnancia te impide besar sus yertos labios y humedecerlos con tu llanto.

Download PDF sample

Rated 4.62 of 5 – based on 32 votes