1492: El encubrimiento del otro : hacia el origen del "mito by Enrique D Dussel

By Enrique D Dussel

Conferencias de Frankfurt, octubre de 1992

Show description

Read or Download 1492: El encubrimiento del otro : hacia el origen del "mito de la modernidad" PDF

Best no-ficcion books

Hitler Gano La Guerra

¿Quiénes ayudaron a Hitler desde los Estados Unidos? ¿Qué relación hubo entre el extended family Bush y el extended family Bin encumbered? ¿Quiénes manejan los medios de comunicación? ¿Quiénes enviaron los sobres con antrax? ¿Existe un plan secreto de dominio worldwide? Quien piense que muchos de los enormes problemas del mundo comenzarían a solucionarse si cambia el presidente de los Estados Unidos, se equivoca gravemente.

Uso de la gramática española. Avanzado

En 22 temas imprescindibles toda los angeles gramatica necesaria para un tercer ano de espanol y los ejercicios que los angeles ponen en practica. Estructura de cada tema: Observa: presentacion del punto gramatical con ilustraciones Forma: cuadros de los modelos. Uso: descripcion de su funcionamiento en situacion de comunicacion cotidiana.

Extra info for 1492: El encubrimiento del otro : hacia el origen del "mito de la modernidad"

Sample text

Op. cit. , cap. 7 7 ; p. 68. Sobre este concepto véase el c ap ít u lo '"La erótica latinoamericana", en mi o b ra Filosofía ética lati11oamerica11a, t. 111, Edicol, Méx ico, 1 977, p. 60. A l l í escribíamos : '"La total idad mundana es constituida desde un ego fálico y la mujer queda definida como un objeto pasivo delimitado en cuanto no ­ yo: no- falo o cast rada. A la mujer le queda la posición de dominada y redu­ c ida al n o - s e r e n o a n t e l a Total idad-mascul i na" (p. 60). DE LA "CONQUISTA" A LA "COLONIZACION" 51 contra su voluntad, y l as casadas contra l a voluntad de sus m aridos, l as doncell i tas y muchachas de diez y quince años contra la volun tad de sus padres y madres, por mandamiento de los Alcaldes mayores y or­ di narios o Corregidores, las sacan de sus casas y dejan a sus maridos, padres y madres sin regalo alguno, privándolos del servicio que del l as podían recibir y van forzadas a servir en casas ajenas de algunos enco­ menderos o de otras personas, cuatro o cinco u ocho leguas y más, en estancias y obrajes donde muchas veces se quedan amancebadas con los dueños de las casas o estancias u obrajes" (47 ) .

Ya nadie [de l os aztecas] pudo salir. Inmediatamente [los españoles) entran en el patio sagrado a matar a l a gente. Van de pie, llevan sus escudos de madera, y al gunos los llevan de metal y sus espadas. Inmediatamente cercan a los que bailan, se lanzan al lugar de los atabales; dieron u n tajo al q u e estaba tañendo; le cortaron ambos brazos. Luego lo deca­ pitaron ; lejos fue a caer su cabeza cercenada. Al momento todos [los españoles] acuch illan, alancean a la gente y les dan tajos; con l as espa­ das l os h ieren.

Mucho admiró Motecuhzuma de lo que estos embaj adores dijeron, y mudáronse los colores del rostro y mostró muy gran tristeza y desmayo'' (20). . Era una lucha desigual . M ientras tanto: "Cortés no perdía punto en ninguna cosa, adonde le parecía q u e podía ganar repu tación, mandó poner toda su gente en batalla, y que los ar­ cabuceros disparasen y que escaramuzasen los de a caballo [ . ], pero mayor los truenos de la artillería, como son para ellos tan nueva" (2 1 ). Era toda u n a teatral i zación pirotécn ica, para "admi rar" al "mundo" simból ico rel i gioso de los i ndios.

Download PDF sample

Rated 4.73 of 5 – based on 31 votes